Monegros Emprende

Trámites y Formas Jurídicas

Una vez que se ha constatado la viabilidad de una idea de negocio mediante el plan de empresa, se debe optar por la forma jurídica que mejor se adapte a las características y necesidades de la empresa (por ejemplo, autónomo, S.L., S.A., etc.).

Para ello, se han de tener en cuenta algunas cuestiones antes de tomar la decisión: 

Socios: según el número de promotores se puede constituir un tipo de sociedad u otro. 

Responsabilidad de los socios: puede ser ilimitada o limitada al capital aportado. 

Actividad de la empresa: el tipo de actividad puede determinar su forma jurídica, puesto que la normativa existente respecto a esa actividad puede establecer una forma concreta.

Capital: según la forma jurídica que se elija habrá que aportar más o menos capital, o ninguno.

Trámites: la complejidad o simplicidad de los exigidos para constituir la empresa.

Tributación: hay formas que tributan a través del IRPF (ej.: autónomos), y otras que lo hacen a través del Impuesto de Sociedades (sociedades limitadas, anónimas, laborales y cooperativas)